miércoles, 19 de diciembre de 2018

Los cuentos de Pío Baroja

La verdad es que se me está empezando a notar que me hago mayor. Principalmente porque mis gustos literarios han cambiado radicalmente, lo que no implica que antes no valorara las buenas obras pero, si bien antes el realismo me parecía demasiado triste y desesperanzador y prefería otro tipo de género, ahora lo disfruto por encima de cualquier cosa. Los treinta y seis cuentos de Pío Baroja que compone esta edición de 1966, que tengo ahora en mis manos después de haberlo engullido, están llenos de realismo, de tristeza y dolor, y los he disfrutado como hacía tiempo que no disfrutaba de un libro de cuentos.

Si nos situamos en su contexto histórico; Pio Baroja fue testigo de la crisis española de finales del siglo XIX- cuando España pierde sus últimas colonias en manos de EE.UU-, y es a través de unos personajes perfectamente definidos que nos transmite su gran preocupación por España y el hombre de su tierra. Es el reflejo de una época de desamparo, de monotonía y hastío que no vislumbra,ni de lejos, la esperanza.

En estos cuentos se hace visible también el existencialismo, característica importante que marca la filosofía de los escritores del 98 y donde Pio Baroja nos muestra toda su esencia: su hondo pesimismo, su falta de fe en el ser humano y esa sensación de que el hombre está abandonado a su propia suerte. Sin embargo, hay tres cuentos "Coles de cementerio", "Lecochandegui, el jovial" o "El charcutero" que destacan por su vitalismo. 

Todos y cada uno de sus cuentos transmiten una energía distinta, cuyo mayor atributo es esa sencillez que los hace vibrar de forma muy especial. 

martes, 18 de diciembre de 2018

"Las vírgenes suicidas" de Jeffrey Eugenides

La novela se sitúa en un barrio residencial de Estados Unidos en los años 70. 
Cuatro hermanas -las hermanas Lisbon- viven atrapadas en la represión impuesta por sus padres desde que la hermana pequeña -Cecilia- intenta suicidarse. Un año después, todas habrán acabado con sus vidas de una manera diferente; cortándose las venas, asfixiada por el gas metano de un coche, tomando grandes dosis de somníferos, metiendo la cabeza dentro del horno o de un salto por la ventana.

La gran belleza y el influjo que desprenden las hermanas hace que todos los chicos estén enamorados de ellas. De hecho, nuestro narrador -ese espectador que espía a las hermanas desde lo alto de un árbol- es uno de esos chicos que durante toda la novela no dejará de buscar la causa de los suicidios. ¿Por qué chicas tan guapas, tan jóvenes, tan aparentemente llenas de vida, deciden acabar con sus vidas? Pero lejos de encontrar la respuesta, el narrador concluye que es imposible saber lo que ocurría en la mente de las hermanas. 

Quizá no sea difícil concluir que es esa prohibición de comunicación con el mundo exterior, esa imposibilidad de crecimiento y de desarrollar la propia personalidad, lo que lleva a las hermanas al suicidio. 

La gran sensibilidad narrativa, las descripciones de las escenas cotidianas, y el abordaje de un tema tabú como es el suicidio adolescente convierten esta historia en una gran novela.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

"Las chicas" de Emma Cline

Evie Boyd es una adolescente de 14 años, hija de una pareja separada que vive con su madre. Como toda adolescente detesta su casa y se encuentra a disgusto con el mundo. Vive intentando encontrarse a sí misma cuando de repente un día ve a un grupo de chicas jóvenes de aspecto hippy que parecen rezumar libertad y felicidad y se deja seducir por ellas. La novela cuenta cómo cambiará su vida a partir de ese momento, donde será absorbida por la secta donde ellas forman parte y donde hay una especie de gurú, Russell, que las tiene medio abducidas en una especie de comuna.

El libro está inspirado en el caso de la matanza perpetrada por Charles Manson y su tribu de chicas y es un libro bien narrado y con profundidad.

Me ha gustado mucho, aunque he echado de menos más profundidad en los demás personajes de la historia.





***

También puedes seguirme en INSTAGRAM: https://www.instagram.com/miladylectora

Julio Verne, de los libros a la realidad.

El 8 de febrero de 1828 nacía Julio Verne, padre de la ciencia ficción y uno de los autores más traducidos del mundo.
Admiraba a Dickens y George Wells, y en sus relatos predijo algunos inventos generados por los avances tecnológicos del siglo XX, como la televisión, los helicópteros, los submarinos, las armas de destrucción masiva o las naves espaciales. No en vano afirmaba:"Todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad".
Nacido en el seno de una familia burguesa, estudió derecho pero lo terminó abandonando para dedicarse de lleno a la literatura. Como os podéis imaginar, fue un joven rebelde y aventurero, y sentía una máxima atracción hacia los viajes. Con solo once años intentó fugarse en un navío hacia la India, pero su padre le detuvo propinándole una paliza y encerrándole como castigo. Sería entonces cuando Julio Verne tendría que conformarse con viajar por el mundo con su imaginación. Escribió poesía, obras de teatro y óperas, así como las grandes obras que ya conocemos, con muy poco éxito al principio.
Su primer éxito llegó con su obra "Cinco semanas en globo (1863)", volviendo a triunfar, en 1864, con "Viaje al centro de la Tierra", y un año después con "De la Tierra a la Luna. "
Para escribir sus obras, se pasaba horas en la biblioteca de París documentándose sobre geología, física, química, astrología y cartología.
Verne recogió el espíritu viajero de la época, marcado por el optimismo ante los retos, y lo plasmó en sus novelas, inspirando a muchos que luego seguirían sus pasos.