domingo, 13 de junio de 2010

Crítica al Best-Seller


Me sorprende y me decepciona oír decir que un Best sellers es un libro de máxima categoría. Pero tal como su mismo nombre indica es solamente uno de los libros mejor vendidos, y nada más. No tiene nada que ver con la calidad. Para que nadie se llame a engaño, cuando hablamos de best seller hablamos de libros prefabricados que cumplen todos los requisitos para convertirse en un éxito de ventas y es imposible reconocer ningún rasgo de personalidad en ellos. Son libros simplones, que solo son producto de poderosas estrategias de marketing y publicidad. Libros sencillos para todos los públicos, donde se narra lo que se quiere oír, lo que el público busca, con argumentos obvios y previsibles. El lenguaje es sencillo y cotidiano y no supone ningún esfuerzo entenderlo. Los escritores son populares y masivos cuya cuenta bancaria aumenta de peso con cada nuevo título, dándole a sus lectores sólo lo que sus lectores esperan, y no más.
Luis Goytisolo afirmaba en octubre de 2001: "Por mucho que busque parecerse a una novela, el best seller no es una prolongación del género cultivado por Cervantes, Tolstoi o Proust. Ni siquiera es propiamente una adaptación del folletín, el ejemplo más clásico de mala novela. El best seller es fundamentalmente un producto más de la moda, un producto equivalente a una superproducción cinematográfica, a un ritmo musical, a un perfume, y hasta a un modelo de coche". Nada más lejos de la realidad.

Desde aquí nuestra crítica a esos libros que se adaptan a la demanda masiva y mediocridad "literaria", porque difieren mucho de ser literatura, y abogamos por los libros que permiten el desarrollo personal e intelectual del individuo para que aprenda a pensar y a discernir y no se deje embaucar por la mediocridad y el Pensamiento Único imperante.

3 comentarios:

  1. 100% de acuerdo contigo Gemma! aunque debo confesar que peco de caer en la trampa del best seller más a menudo de lo que debería (a nadie le amarga un dulce sobre todo si es de fácil digestión). Lo que no quita que lea y sea capaz de entender y asimilar las verdadera novelas y ensayos.

    La vergüenza es la gente que solo pica del best seller y tienen la cara dura de llamarse "gente muy leida". Eso si que es de pena.

    ResponderEliminar
  2. Es el eterno debate, pero hay que entender que en todos los campos de la vida pasa lo mismo: hay modas en el vestir, en la música, en el cine, en la literatura... hasta en el comer. Pero si hay un mercado, es porque hay una demanda. Oferta y demanda. La gente tiene lo que pide y lo que se merece.
    A mí no me molesta que la gente se gaste el dinero y lea (o diga que lee) best-sellers, me molesta que entre tal alud de humo, de libritos vacuos, se pierdan o caigan en el anonimato las buenas obras de verdad.
    Es una de las leyes de Murphy: el 99% de todo, es porquería.

    ResponderEliminar
  3. Es un problema de base y educacional. Enseña a discernir y diferir a las nuevas generaciones, de como sacar diamantes en brutos, dentro de los parajes de la música, el cine y la literatura, y verás como no solo la cultura avanza sino que evoluciona en nuevas formas.

    Mantén a tus progenitores alejados de cualquier sendero que no sea el predefinido, y no se recorrerá otro camino que el prefabricado y tedioso. El camino de "haz esto porque es lo que te damos."

    En este caso, los libros y más específicamente los best sellers, como en el restante de actividades y negocios dirigidos por el hombre, solo tienen un fin económico o incluso étnico, del cual este último no creo que haga falta poner un ejemplo de un pueblo que haya salido beneficiado año tras año.

    ResponderEliminar